¡No te muerdas las uñas!

¡No te muerdas las uñas!


Sabemos que es difícil dejar de hacerlo y que parece un hábito inofensivo, pero la onicofagia (o costumbre de morderse las uñas) compone riesgos no solo estéticos, también de salud y psicológicos. Se puede sufrir a cualquier edad y daña la cutícula, que es indispensable para la protección de la uña.
Sin cutícula, la uña está desprotegida pudiendo coger hongos, infecciones bacterianas y/o víricas. Además de no tener a la uña resguardada, pudiendo sufrir traumatismos en el tejido. Si se llega a dañar el tejido que bordea a las uñas (llamado periungueal) estaríamos ante una alteración irreversible, creciendo las uñas de manera irregular o con estrías.
Desde el punto de vista psicológico, la persona que se muerde las uñas es porque siente tristeza, ira, aburrimiento o excitación. El hábito se presenta en momentos de ansia o miedo, aunque a veces intercede en los gestos de emoción de la persona, algo tan antiestético como problemático.
¿Cómo dejar de morderse las uñas? Examinar en qué momentos se hace, por qué y modificar la conducta con otras prácticas más saludables acordes al sentido del hábito. Otras personas utilizan trucos como el esmalte, rociar con limón las uñas, etc.
div#stuning-header .dfd-stuning-header-bg-container {background-color: #4a2e1e;background-size: initial;background-position: top center;background-attachment: initial;background-repeat: repeat-x;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 650px;}

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies